Masoneria y Fuerzas Armadas rinden homenaje al Trabuco de Mella

En el marco de la celebración del centésimo septuagésimo tercer aniversario de la Independencia Nacional, el Ministerio de Defensa, conjuntamente con la Gran Logia de la República Dominicana y el Supremo Consejo del Grado 33o, encabezaron el Solemne Acto de Presentación del Trabuco de Mella en el mismo lugar donde fue disparado la noche del 27 de febrero de 1844.

En la Puerta de la Misericordia, se dieron cita Dignísimas Comisiones de las Logias Simbólicas del Oriente de Santo Domingo. Los Altos Cuerpos de la Masonería Simbólica y Escocesa, encabezadas la primera por el Gran Maestro Sixto Brache Sánchez y la segunda por el Gran Canciller-Secretario General Héctor Gómez Ortiz.

Bajo un protocolo establecido, siendo las 8:00 a.m, se disparó una salva de cañón seguido de la interpretación de las notas gloriosas del himno nacional, mientras era izada la enseña tricolor. Posteriormente, se llevó a cabo el Diálogo Masónico recreando los acontecimientos del 27 de febrero de 1844, a cargo de Rafael Santana Viñas, Diputado del Distrito Masónico de Santo Domingo; Alvaro Logroño Fiallo, Venerable Maestro de la Respetable Logia Trinitaria No. 34 y Omar Martínez, Venerable Maestro de la Respetable Logia Caballeros de Memphis No. 50.  Al término del diálogo todos los presentes, a viva voz, interpretaron completo el HIMNO NACIONAL.

Acto seguido, se depositó una ofrenda floral ante el busto del Prócer Matías Ramón Mella y Castillo a cargo de la Gran Logia, el Supremo Consejo del Grado 33 y el Ministerio de Defensa. El Muy Respetable Gran Maestro pronunció palabras alusivas al acto. Asimismo, el Coronel Justo Del Orbe Piña, ERD, realizó una apología a la figura del Prócer Matías Ramón Mella y Castillo, a la Independencia y al papel jugado por la masonería.

Posteriormente,  los miembros de la Gran Logia, el Supremo Consejo del Grado 33, las Comisiones de Logias Simbólicas, Militares e invitados especiales, marcharon solemnemente hasta el Altar de la Patria, para depositar alli el Trabuco Original de Mella que aquella noche gloriosa detonó con su pólvora el estruendo que marcó el nacimiento de la República Dominicana.